Publicado en El Mercurio, martes 9 de diciembre 2014

El original cuento musical que grabó en el CD “Travesía encantada alla Tchaikovsky” es el inicio de su megaproyecto “Aventuras musicales”.

Romina de la Sotta Donoso

“Viviendo en Latinoamérica hace tantos años, siento que es mi deber como artista compartir mis conocimientos y las joyas musicales que fueron escritas por lo más grandes compositores para los niños y también para el niño interior que vive y vibra en cada persona”, comenta Victoria Foust.

Tras cerca de una década en Perú, la sobresaliente pianista rusa se radicó en Chile el 2006.

“Cuando estudiaba en el Liceo del Conservatorio de Los Urales, íbamos a presentarnos a colegios. A los once años, mi profesora de literatura musical explicaba algo con palabras, y yo tenía que tocarlo en el piano. En ese momento mi mente volaba con imágenes maravillosas, que ahora quiero compartir”, explica.

Ese es el germen de la colección “Aventuras Musicales”, su proyecto más personal, al que le ha dedicado cinco años de trabajo. “Esto no es solamente una colección de CD; estoy rehaciendo la música de los siglos XVII y XIX. Estoy preparando cuentos musicales, libros ilustrados, videojuegos y un espectáculo en vivo…Quiero crear una experiencia familiar de acercamiento a las bellas artes”, anuncia.

La colección abre con el CD “Travesía alla Tchaikovsky”, disponible en victoriafoust.com y en TodoClasico.cl, por $15 mil.

A partir del famoso “Álbum para niños”, que Tchaikovsky compuso en 1878 para su sobrino bobik, de seis años de edad, Foust creó un cuento musical. Ella misma hizo los arreglos sobre las 24 piezas originales para piano, y las que fue grabando con una serie de instrumentistas y cantantes. En paralela escribió – y luego narró para la grabación – un relato que conduce a los auditores por la tierras de la milenaria Baba Yagá, ama señora de todos los animales de los tenebrosos bosques rusos, y de juguetes que cobran vida.

“Son dos niños que viajan para conocer los mitos de varios países, invitados por un hada mágica. Tenemos efectos especiales de cascadas de agua y sonidos de pájaros. Todo lo hicimos con instrumentos naturales, sin electrónica”, cuenta.

El CD, además, incluye la obra original de Tchaikovsky.

El próximo año, Foust tiene proyectado publicar un libro con ilustraciones de Josephine Wall, y el espectáculo en vivo “El enigma del alma rusa”, que marcará su debut, en público, de su nuevo Steinway blanco: “Quedan diez ejemplares en el mundo, y logré encontrar uno, después de años de búsqueda, ¡en Chile! Es un modelo Luis XV; los fabricaron en 1902, en Hamburgo, y fue una partida muy exclusiva; sólo hicieron 150 pianos. Tiene incrustaciones de oro y una sonoridad muy especial”.